Qué tener en cuenta a la hora de comprar una plaza de garaje

Una buena plaza de garaje debe tener las siguientes características:

  • Amplitud: Una plaza de garaje debe tener suficiente espacio para que tu coche pueda entrar y salir fácilmente sin rozar las paredes o los otros vehículos. Y para que puedas abrir las puertas y acceder al coche con facilidad.
  • Cargas: En le caso de tratarse de una compra has de comprobar que la plaza esté libre de cargas: hipotecas, embargos, deudas con la comunidad de propietarios o recibos impagados del IBI
  • Seguridad: La plaza de parking debe estar en un lugar seguro, con buena iluminación y si puede ser vigilada por cámaras de seguridad para proteger tu vehículo contra robos o daños.
  • Accesibilidad: Lo ideal es que se encuentre en un lugar fácilmente accesible, con buena señalización y cerca de las entradas y salidas del edificio o estacionamiento.
  • Limpieza: Por norma general un aparcamiento debe estar limpio, libre de escombros y dejando un espacio adecuado para maniobrar y estacionar sin problemas.
  • Estado: El suelo de la plaza debe estar en buenas condiciones, sin columnas que dificulten el acceso y bajo un techo que la proteja del sol y la lluvia.
  • Precio: El precio de una plaza de garaje debe ser razonable y asequible. Tanto en venta como en alquiler el precio depende más de la zona que de las características propias del parking. En muchas ocasiones el precio puede resultar excesivo si hay pocas plazas disponibles y mucha gente buscando una plaza de parking

En resumen, una buena plaza de garaje debe ser segura, accesible, limpia, en buen estado, con suficiente espacio y con un precio razonable.

¿Sabes cómo comprobar que la plaza de garaje esté libre de cargas?

Entradas recomendadas