El aparcamiento es un elemento clave en la movilidad urbana sostenible

Uno de los conceptos más novedosos que ha aportado este nuevo siglo es el de la movilidad urbana sostenible, una nueva manera de enfocar el transporte en las grandes ciudades. Una idea que pretende ayudar a mejorar la calidad del aire, reducir atascos y los tiempos de desplazamiento. En esa estrategia el uso del parking es un elemento clave.

En el siglo XXI las ciudades quieren ser más cómodas para vivir y desplazarse, y más sanas y con menos niveles de contaminación. Para lograr esos objetivos, se están poniendo en marcha diferentes estrategias de movilidad. Entre ellas: zonas de bajas emisiones y limitación de tráfico: como Madrid 360, las superilles (supermanzanas) de Barcelona, el aumento de la calidad y frecuencia del transporte público, fomento del uso de vehículos que menos contaminan y menos ruido hacen, el uso de plataformas para compartir coches como el car sharing, etc.

En esos planes, existe un elemento al que también se le está prestando mucha atención, y ese es el papel del parking en las grandes ciudades. El aparcamiento ha sido visto hasta hoy como un activo que muchas personas disfrutan, y otras muchas necesitan por razones de trabajo. Pero es en este nuevo siglo, con el objetivo puesto en una movilidad más sostenible y moderna, que el aparcamiento ha surgido como una solución muy eficaz para contribuir a lograr esos objetivos.

La importancia del aparcamiento para lograr la sostenibilidad urbana

¿Por qué el parking es un elemento esencial en esa estrategia de nueva movilidad?

Por varias razones:

1.    La falta de suficientes plazas de parking en las grandes ciudades provoca problemas de congestión y de atascos en el tráfico rodado. Según estudio realizado en Francia por Sareco, entre un 5% y un 10% del tiempo que los habitantes de la ciudad pasamos en el coche se gasta buscando aparcamiento. Millones de horas al año y millones de toneladas de gases nocivos que aumentan la contaminación.

Aumentar por tanto el número de plazas de aparcamiento es fundamental para mejorar la movilidad urbana. Los servicios de car sharing por ejemplo – compartir coches que están disponibles en la calle para todo el público – y que ayudan tanto a disminuir el uso del vehículo privado, dependen mucho de una buena red de parkings en la ciudad.

2.    La seguridad en las grandes ciudades se ve comprometida por la falta de plazas de aparcamiento, ya que el número de robos y daños en vehículos aparcados en la calle es mucho mayor que en un parking. Un problema de orden público que afecta de una u otra manera a todos los vecinos, y que en los barrios con más plazas de aparcamiento está mucho más controlado.

3.    Las nuevas políticas de movilidad verde apuestan por el uso de los vehículos eléctricos de manera masiva en las grandes urbes. Una estrategia que se ve comprometida por la falta de dispositivos de recarga para todas las personas que no disponen de una vivienda con salida a la calle. Un problema que solucionan las plazas de parking, ya que todas ellas pueden ser adaptadas fácilmente a los vehículos eléctricos mediante la instalación de sistemas de carga.

Estos tres elementos son solo un ejemplo de la importancia que tienen los parkings en la movilidad urbana del futuro, pero que no terminan aquí, ya que la próxima gran innovación es la implantación de lo que ya se conoce como “aparcamiento inteligente”. Y es que gracias a las nuevas tecnologías los nuevos aparcamientos se hacen más eficaces gracias a diferentes innovaciones técnicas: sistemas de aviso y señalización de plazas libres para guiar al conductor hacia las plazas libres, reserva mediante el Smartphone de plazas a distancia, o manejo más inteligente y rápido de plazas destinadas a colectivos especiales como conductores discapacitados o a empresas de alquiler de vehículos.

Y la eficacia es, por tanto, una manera de conseguir la sostenibilidad deseada, con el parking como elemento esencial para conseguir ciudades más sanas y cómodas para vivir y trabajar.

Entradas recomendadas