Parkings en Barcelona convertidos en garajes para bicicletas de reparto

Varias empresas de parkings en Barcelona han comenzado a ser puntos de partida para el reparto de mercancías en sus últimos metros, lo que es conocido como «La última milla».

Parking de bicicletas en Barcelona

Que la transición hacia un mundo más sostenible y con menos contaminación ha comenzado ya hace unos años es algo de lo que ya nadie duda, y la llegada de mercancías y bicicletas a varios parkings de la ciudad condal es una nueva muestra de ello.

La última milla es cada vez una realidad más palpable

Estos nuevos parkings de bicicletas ubicados en diferentes puntos de Barcelona sirven como punto de partida para distribuir paquetes en un radio de 750 metros. Los paquetes son enviados durante la noche desde un almacén en la Zona Franca hasta los garajes en Barcelona en los que están ubicadas las bicicletas y patinetes. Ya una vez salido el sol, los repartidores recogen los paquetes y los reparten a sus correspondientes clientes, en ese pequeño radio alrededor del parking en el que se encontraba.

Si a este sistema de reparto sin contaminación se le suma otro sistema, que ya lleva un tiempo instaurado en Barcelona, como es el del Click & Collect (Cliquear y Recoger en inglés), la reducción de la contaminación en la ciudad de Barcelona derivada de furgonetas y camiones de reparto es ya considerable.

Bicicleta de reparto

Los parkings en Barcelona que ofrecen este servicio son hasta el momento de BSM y Saba y entre las dos empresas ya suman 60 puntos de reparto alrededor de la ciudad. Jaume Collboni, que es presidente de BSM además de primer teniente de alcaldía de Barcelona ha destacado cuál es el objetivo principal de estos espacios: “Queremos que estos espacios contribuyan a hacer frente a los retos clave de la ciudad, como la reducción de la contaminación ambiental y la optimización del espacio público”.

Unos pocos metros cuadrados

Lo sorprendente de este sistema es que el espacio que se ocupa es verdaderamente pequeño. En los garajes que se está comenzando a utilizar este sistema hay dos zonas claramente diferenciadas. Por una parte, una zona para aparcar las bicicletas, que no ocupa más allá de lo que eran 4 o 5 plazas de parking para coche normal. Este espacio se delimita con una serie de rejas y se puede acceder a su interior con una tarjeta de abonado. Por otra parte, cerca de este punto, se habilita una zona para almacenar la mercancía que se va a repartir durante el día con las bicicletas y patinetes. Esta zona no suele ocupar un espacio mayor a 10 metros cuadrados.

El camino a seguir

El reparto de mercancías es algo que en los últimos años ha aumentado de manera exponencial. Servicios de entrega a domicilio de muchos comercios y la aparición de gigantes como Amazon, han hecho que la mayoría de la población se haya acostumbrado a recibir sus compras en casa. Con ideas como la de la última milla y la creciente electrificación de las furgonetas de reparto se conseguirá que este servicio al que nos hemos acostumbrado y del que ya no nos podemos desprender, sea al menos, un servicio respetuoso con el medio ambiente.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.