El mercado de las plazas de parking en Zaragoza

Las plazas de parking en Zaragoza son de lo más demandado en la ciudad en el mercado inmobiliario. Dado que es una de las ciudades españolas donde los conductores tardan más tiempo en aparcar, la falta de aparcamiento es una de las principales preocupaciones de los zaragozanos.

Inversión en plazas de garaje en Zaragoza, ¿sí o no?

Los problemas para aparcar son manifiestos, y aunque las administraciones intenten convencer a los ciudadanos de que deberían incrementar el uso de los transportes públicos, lo cierto es que el coche es necesario.

En el centro se aplica el plan de movilidad sostenible que pasa por una zona azul ya muy implantada. La intención del Ayuntamiento es encarecer el estacionamiento y ampliar las zonas de pago, y también imponer la obligación de rotación en algunos puntos.

Los problemas para aparcar van más allá de la zona azul, ya que resulta más complicado estacionar en los límites de esta. Así, en las inmediaciones del campus de San Francisco, en los alrededores del parque Bruil o junto a la avenida de Goya es más difícil estacionar que en las propias zonas de pago.

En otros barrios, aparcar es toda una odisea, sobre todo porque la mayoría de sus edificios carecen de garaje. En muchos de ellos, los automóviles permanecen estacionados durante mucho tiempo sin moverse, de manera que disponer de una plaza de garaje es providencial para los dueños de esos vehículos.

Los barrios que sufren un mayor déficit de plazas de garaje, con los consiguientes problemas que ello plantea, son Las Fuentes, Las Delicias, San José o La Almozara.

Por qué puede resultar mejor invertir en una plaza de garaje que en un piso

En los últimos años, los aragoneses han descubierto que comprar plazas de garaje resulta una inversión más rentable y práctica que adquirir otros productos inmobiliarios o, incluso, financieros. Es decir, mejor invertir en una plaza de garaje que en un piso pequeño, antiguo y apartado.

Una plaza de parking tiene un precio asumible y un coste de mantenimiento escaso. Como contrapartida, se puede alquilar muy fácilmente, debido a la escasez de plazas.

El precio varía mucho dependiendo de la ubicación del inmueble, pero oscila entre los 7.000 y los 30.000 euros, aproximadamente, si bien en zonas más alejadas puede llegar a disminuir la cantidad.

El alquiler también depende mucho de la zona y del edificio. Así, puede variar entre unos 180 euros en las zonas más cotizadas hasta alrededor de los 30 euros.

No hay ningún problema a la hora de alquilar una plaza de garaje, ya que van muy buscadas. Además, no es necesario pensar en reformas ni en desperfectos, tan usuales cuando se trata del arrendamiento de inmuebles.

El contrato de alquiler de plazas para vehículos no está sujeto a la ley que rige los arrendamientos urbanos, así que imperará lo que establezcan las partes. Normalmente, se hacen contratos mensuales que se renuevan automáticamente mes a mes hasta que una de las partes comunica a la otra que no desea renovar. En el caso de impago por parte del arrendatario, el arrendador le informa de que al mes siguiente ya no se renueva el contrato y problema solucionado.

Por otra parte, si deseamos deshacernos de esa plaza que adquirimos en su día, podremos venderla con mucha facilidad. Los trámites son muy sencillos, la demanda es alta y, por tanto, las posibilidades de convertirla en dinero no conlleva esfuerzos.

Invertir en plazas de parking en Zaragoza es una buena idea y, de cara al futuro, lo será más, ya que son muchas las ventajas de invertir en plazas de garaje. La rentabilidad varía según los barrios y frecuentemente es más alta en los más populares o en los aledaños al centro, donde hay más restricciones.

El mercado de las plazas de parking en Zaragoza
Califica este artículo
Recent Posts