Consejos para mejorar la iluminación del garaje

La iluminación de garaje no es un tema que las comunidades o los particulares deban tomar a la ligera. Si se hace de una forma adecuada, las ventajas no pueden ser mayores. Desde un aumento de la seguridad hasta una mayor comodidad de uso de este espacio pasando por una rentabilidad más alta a la hora de alquilarlo o venderlo, y es que la luz en un parking puede marcar la diferencia a poco que se realice de forma conveniente.

Consejos para iluminar un parking

Elegir las luminarias correctas, situarlas de modo que encajen en el espacio y otras estrategias similares son las claves para conseguir que un aparcamiento interior esté perfectamente iluminado. La realidad es que todo ello es más sencillo de lo que parece y puede conseguirse siguiendo una serie de consejos como los que vas a ver a continuación.

Por ejemplo, elegir el color de la luz es fundamental. En el mercado se encuentran disponibles tanto bombillas de luz blanca como otras que ofrecen tonos más cálidos que tienden al amarillo. El garaje es un espacio de paso en el que la utilidad es la primera característica que debe conseguirse. Por ello, las luminarias blancas son las que garantizan una mayor calidad en lo que a visión se refiere.

La luz blanca es ideal para aparcamientos en los que no hay ninguna fuente de luz natural al crear una sensación de luminosidad mucho más alta que la de otras alternativas, por lo que no existen muchas dudas sobre el color que debe tener la luz de un parking.

El segundo consejo tiene que ver con la distribución en el espacio de las luminarias. Por muy bien escogidas que estén las bombillas y por mucha calidad que ofrezcan, si no son suficientes no se creará el ambiente deseado. La solución para conseguir un sistema de iluminación tan uniforme como eficiente es colocar lámparas separadas por 2 metros. Con ello se crea una cuadrícula perfecta en la que todos los rincones del parking quedarán perfectamente iluminados.

Señalizar el camino a seguir y los obstáculos interiores de un aparcamiento es algo que también es necesario. Con ello nos referimos a que pongas luces en el suelo que señalicen elementos como rampas de entrada y salida y a que coloques luminarias en columnas y otros obstáculos del mismo tipo. Lo que ganarás es un extra de comodidad al moverte con tu coche por un espacio que suele tener elementos peligrosos que hay que tener siempre a la vista.

La importancia del ahorro al iluminar un aparcamiento

Por supuesto, no pueden faltar en esta lista consejos relacionados con el ahorro y la eficiencia energética, algo fundamental en un espacio que suele ser transitado de forma puntual. Un aparcamiento ganará mucho en este sentido si se eligen sensores de movimiento para la activación de las luces y se combinan estos con temporizadores que apaguen automáticamente las lámparas. Son de fácil instalación, de bajo coste y, por supuesto, muy cómodos, ya que no tendrás que bajarte del coche en ningún momento para encender o apagar luces.

De igual forma, la tecnología que elijas para las luminarias de tu aparcamiento es importante. En este sentido tampoco hay demasiadas dudas: los sistemas LED son una elección perfecta tanto para el interior de hogares como para espacios comerciales o zonas como un aparcamiento. Todo ello procede de las características de estas bombillas. Bajo consumo, larga vida útil y resistencia a las condiciones climáticas más duras, todo para ofrecer un rendimiento excelente en cualquier aparcamiento tanto de interior como de exterior.

Ventajas que se obtienen de una correcta iluminación

Todos los consejos expuestos anteriormente tienen como objetivo conseguir que un aparcamiento se convierta en un espacio mucho más cómodo y práctico. Basta con poner en práctica todo lo dicho para que se consigan mejoras en el uso de este espacio, en la seguridad de los vecinos que aparcan en él y en otros detalles de importancia.

Si la rentabilidad de un aparcamiento ya es de por sí considerable, mejorando sus condiciones de iluminación se consigue que esta sea más alta. Son muchos los propietarios que tienen una plaza de aparcamiento para alquilarla o hacer negocio con ella. Pues bien, a la hora de mostrarla, los potenciales compradores o arrendadores se sentirán más atraídos por espacios bien iluminados en los que sepan que no van a tener problemas para entrar o salir con su vehículo. Por ello, la iluminación es una estrategia perfecta para aumentar el valor de un espacio como este, por lo que no se debe perder de vista.

Sin embargo, aumentar la rentabilidad del aparcamiento es una consecuencia que se limita a aquellos que quieran hacer negocio con este tipo de propiedad. Un sistema de luces bien creado tiene otras ventajas que son más directas para los usuarios que se han preocupado por ello. Una de las más importantes es que el garaje se convertirá rápidamente en una zona mucho más limpia.

Si los servicios de mantenimiento de cualquier comunidad pueden trabajar en las mejores condiciones dentro de un aparcamiento conseguirán que los resultados de su tarea sean los mejores. Disfrutar de un garaje limpio es fundamental para evitar problemas de humedades o de acumulación de residuos, algo que puede conseguirse fácilmente con la luz adecuada.

Por último, la seguridad de todos los que se adentren de forma diaria en el aparcamiento mejorará de forma considerable. Lo primero que se conseguirá es que el garaje esté libre de peligros para el tráfico de personas. Posibles irregularidades del terreno que podrían provocar caídas quedarán perfectamente iluminadas con la luz adecuada evitando accidentes innecesarios.

De igual forma, al tratarse de un lugar no muy frecuentado, la realidad es que los usuarios se sentirán más seguros si la luz es la correcta, algo que también puede beneficiar a la rentabilidad del garaje.

En definitiva, la iluminación de garaje es una tarea para la que solo se necesita seguir una serie de consejos muy sencillos, algo que llenará de ventajas el uso de este tipo de espacio.

Recent Posts