Así funciona el aparcamiento para residentes en Madrid

Si vives en Madrid probablemente hayas escuchado hablar de los PAR. En este artículo te vamos a contar que son y cómo funcionan.

Los PAR no son nada más que plazas públicas para estacionar el vehículo para aquellas personas que residan en la ciudad de Madrid. El responsable de gestionar los PAR es la Dirección General de Gestión y Vigilancia de la Circulación. Este organismo tiene que controlar tanto las plazas que son públicas como algunas que la gestión es compartida.

Requisitos para solicitar una plaza de aparcamiento para residentes en Madrid

El primer requisito indispensable para poder solicitar el PAR es estar empadronado en la ciudad de Madrid, además de contar con un vehículo, que puede ser propio o de renting o leasing, es indiferente.

En el momento que hay nuevas plazas PAR, el Ayuntamiento hace un sorteo entre todas aquellas personas que lo hayan solicitado. Los afortunados que hayan conseguido plaza ya dispondrán de su plaza de aparcamiento para residentes. Los que no hayan conseguido hacerse con una, podrán tener una en orden de inscripción en lista de espera.

Uno de los temas a tener en cuenta es que solo se otorga una plaza de garaje por piso, independientemente de los coches que haya.

¿Y si vendo mi vivienda?

Lamentablemente al vender el piso también pierdes el aparcamiento para residentes del Ayuntamiento de Madrid. Normalmente se la suele quedar el nuevo propietario, ya que el precio de una cesión de esta plaza es mucho más económico que comprar una plaza de parking a precio de mercado. Si el nuevo propietario no quisiera la plaza de garaje, se la podría quedar otro vecino de la comunidad.

¿Cuántos vehículos puedo tener en una plaza PAR?

No hay ningún límite en este aspecto. En función del tamaño de la plaza de garaje, podrás aparcar un coche y una moto o dos coches si esta es muy grande. No hay ninguna limitación respecto a esto siempre y cuando tus vehículos no sobresalgan de sus límites.

 

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.