¿Se deben declarar las plazas de garaje en la Renta?

Te contaremos las claves más importantes sobre las plazas de garaje en la declaración de la Renta y cómo se tributa el alquiler en el IRPF.

Las plazas de garaje son una parte habitual de muchos hogares en España. Hay personas que no tienen y aparcan su vehículo en la calle y otros que si que cuentan de su plaza de parking. Incluso existen los que cuentan con varias plazas de garaje al tener varios vehículos o como forma de inversión.

Para muchos ciudadanos es importante saber si es necesario declarar las plazas de garaje en la Renta. En unos pocos meses empezará la campaña de la Renta y aparecerán las dudas sobre este activo inmobiliario.

¿Qué debo tener en cuenta en la Renta sobre las plazas de garaje?

Para saber cómo tributan las plazas de garaje es necesario saber el tipo de plaza y el uso que haremos de ella. Existen tres clases de plazas de garaje para Hacienda:

  • Una plaza comprada de manera conjunta con tu vivienda habitual
  • Una plaza comprada por separado de tu vivienda habitual
  • Una plaza que se destina al alquiler

Plazas adquiridas de forma conjunta con la vivienda habitual

Si adquieres una vivienda junto con tu plaza de garaje (máximo dos plazas de garaje), Hacienda pensará que son parte de tu vivienda habitual. La plaza se tiene que encontrar en la misma escritura que la vivienda y dentro de la propia finca registral. De esta forma, no se van a pagar los impuestos en IRPF por ella. Todo ello está incluido en la categoría “Datos adicionales de la vivienda habitual”.

Plazas adquiridas por separado de la vivienda habitual

Si la plaza se encuentra separada del edificio de tu vivienda habitual o hiciste la compra de manera independiente, debes identificarla con una referencia catastral propia en la Renta. Aquí es necesario aportar los datos en las casillas que van de la 061 a 069.

Las plazas de garaje que son independientes a la vivienda cuentan con una tributación que puede llegar a variar entre el 1,1% y el 2,2% del valor catastral, dependiendo del régimen de imputación de rentas, todo ello dependiendo de si la localidad en la que está revisa su valor.

Una plaza que está destinada al alquiler

En cuanto al alquiler de una plaza de garaje, existen dos supuestos que debemos contemplar. Si alquilamos solo la plaza de garaje, el arrendador tiene que tributar el IVA al 21%. Si se alquila de forma conjunta con la vivienda, va a quedar exento de tributación.

En el caso del IRPF, el beneficio que se obtiene por el alquiler es necesario que se declare cómo rendimiento del patrimonio inmobiliario.

Además de la declaración de las plazas de garaje en la Renta y del tributo de su alquiler, aprovechamos la ocasión para recordarte los impuestos existentes cuando al adquirir una plaza de garaje.

Impuestos al comprar una plaza de garaje

Si la plaza de garaje es de nueva construcción es necesario pagar el IVA, que será del 21% en esta clase de compra. Es el mismo tanto por ciento que en la compra de viviendas nuevas.

El IVA pasa a reducirse al 10% cuando se adquiere una plaza de garaje junto con una vivienda, lo que debemos valorar si pensamos adquirir un piso en breve periodo de tiempo.

Además del IVA, se debe abonar de forma obligatoria el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (IAJD), que asciende al 1% del valor de la compraventa y es aplicado automáticamente cuando se realiza la compra.

Todos estos tributos deben pagarse siempre que la plaza de garaje sea nueva

En el caso de que sea una plaza de segunda mano, solo es necesario que te hagas cargo del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales. El valor del tributo es calculado como un porcentaje sobre el precio de la compra. Cada comunidad decidirá el porcentaje en concreto.

Desde el 1 de enero de 2022 la base para el cálculo del ITP se corresponde con el llamado «valor de referencia» que puedes obtener en la página web del catastro. Para obtenerlo necesitarás conocer la referencia catastral del parking que vas a comprar.

Si el precio de la compra es superior al «valor de referencia» entonces la base imponible para el cálculo del ITP será el precio de la compra. Siempre es el valor más alto de los dos: precio de la compra / valor de referencia

Otro aspecto que también conviene saber es que no solo los impuestos van a encarecer la adquisición de una plaza de garaje, pues se deben sumar otros gastos al presupuesto, caso de la notaría y la gestión de la compraventa, que suelen oscilar entre los 400 y los 500 euros. No olvidemos tampoco que el coste de la inscripción de la plaza en el Registro de la Propiedad es de entre 100 y 200 euros.

Entradas recomendadas