Consejos para aparcar tu coche en un parking de forma segura

Te vamos a dar algunos consejos para aparcar tu coche en un parking público porque sabemos que son muchos los conductores que se van preocupados a trabajar o a hacer gestiones después de estacionar en un lugar que crea dudas en materia de seguridad.

Son sitios en los que no queda más remedio que aparcar, porque, en caso contrario, el conductor no podría cumplir con sus obligaciones familiares o laborales.

Se trata de un temor que muchas veces está justificado, sobre todo cuando es necesario dejar el coche durante varias horas en una determinada zona de aparcamiento.

Para superar el miedo en el parking

El miedo aumenta en los meses de invierno porque las cifras oficiales dan cuenta de que al ser las noches más largas, se produce un incremento del número de asaltos en el interior de los parkings.

Y es que estamos hablando de un problema que resulta mucho más grave de lo que en principio cabría pensar porque el 20 por ciento de los delitos que tienen relación con los coches se producen el el interior de un parking.

Si lo que queremos es aparcar con absoluta tranquilidad, no nos queda más remedio que salir de casa con una cierta anticipación y hacer un análisis previo de los pasos que convendría dar antes de estacionar el vehículo.

La realidad es que hay conductores que sufren solo de pensar en la idea de que van a dejar su coche varias horas aparcado en un determinado lugar.

Es algo que en el Reino Unido preocupa mucho al 23 por ciento de las personas que fueron entrevistadas para un estudio de YourParkingSpace, que es una empresa de alquiler de plazas de garaje, porque, según confesaron, la seguridad es una de sus principales preocupaciones.

Otro dato destacado de este estudio es que el 51 por ciento de las mujeres encuestadas reconoció que no se encuentran cómodas en el interior de un parking.

Los conductores no podemos evitar que se produzcan robos dentro de aparcamientos públicos, pero lo que sí podemos hacer es adoptar medidas de autoprotección. Y algunas son bien sencillas de poner en práctica.

En la zona con más luz del garaje

Tu coche apenas correrá riesgos si lo aparcas en una zona del parking que esté convenientemente iluminada. Lo mejor es dejarlo justo debajo de un zona una en la que haya focos. Cuanto más potentes sean, menor probabilidad de robo existirá.

No se debe estacionar al tun tun. Conviene elegir una plaza que quede dentro de la zona del aparcamiento en la que haya videovigilancia. Si alrededor de tu coche ves cámaras de seguridad, tienes motivos para sentirte seguro.

Mucho más si alrededor de la plaza que utilizas hay guardias de seguridad.

Lo mejor es optar siempre que se pueda por parkings ya conocidos. Y que cuando tengas que ir a uno que no conoces mucho, acudas con suficiente tiempo de anticipación.

Puedes ir, incluso, el día anterior, para poder hacer un análisis ocular de cómo está la situación y valorar si resulta operativo aparcar en ese lugar o si, por el contrario, convendría encontrar una plaza de estacionamiento alternativa.

En el aparcamiento no dejes a la vista objetos de valor

Tan importante como todo lo anterior es no dejar objetos de valor a la vista. Lo mejor es que utilices la guantera o el maletero para guardar aquello que podría servir de inspiración o tentación a los amigos de lo ajeno.

Si dejas a la vista un smartphone de última generación aumentan las probabilidades de que alguien rompa una de las lunas de tu utilitario para apropiarse del teléfono inteligente.

Y no te olvides del espíritu de aquel refrán que asegura que «a quien madruga, Dios le ayuda». Lo decimos porque nos parece que cuando alguien sabe que va a tener que estacionar en un sitio del que no conoce demasiados detalles, lo más prudente e inteligente es acudir con la suficiente anticipación para recabar datos que pueden ser útiles.

Por ejemplo, el número de salidas y las zonas en las que se encuentran. También los espacios acotados para el estacionamiento de vehículos y para que los peatones se vayan moviendo sin poner en peligro su integridad física.

​Además de todo lo que se ha comentado, también conviene tener claro el horario de apertura al público.

Y, mientras permanezcas dentro del parking, lo que procede es que estés ojo avizor para detectar cualquier movimiento que pudiera resultar sospechoso.

Otro consejo de los entendidos en la materia es que cuando te desplaces andando por el interior del parking lleves siempre en la mano la llave de tu coche.

Es vital hacerlo porque si se produce algún movimiento extraño que te lleve a sospechar, te resultará mucho más fácil meterte dentro de tu coche y ponerlo en marcha para abandonar cuanto antes la zona de riesgo.

Claro que, hablando de llaves, hay que recordar que bajo ningún concepto debes dejarlas puestas en el contacto; hacerlo sería tanto como incitar al robo.

Si a pesar de todas las precauciones enumeradas hasta ahora vuelves a tu coche y te das cuenta de que alguien ha forzado las cerraduras y ha entrado dentro, lo que procede que pongas los hechos en conocimiento del responsable de seguridad del parking y de la propia policía.

Algo que produce mucha intranquilidad en los conductores es ira buscar el coche y no encontrarlo o recordar dónde se aparcó, circunstancia que en ocasiones lleva a una situación de extremo estrés o angustia.

Para encontrar tu coche bájate alguna aplicación

Con ellas podrás encontrar rápidamente tu coche porque estas apps están programada para informarte del lugar exacto en el que lo aparcaste.

Para que no falta de nada, la aplicación te señalará cuál es el camino más corto para ir desde el lugar en el que te encuentras hasta la plaza de parking exacta.

Son consejos para aparcar tu coche en un parking que creemos que pueden resultarte de mucha utilidad porque te proporcionarán seguridad y sosiego.

Recent Posts